Últimas noticias: “Nuevas revelaciones sobre el Testamento del rey Martin I “el humano”

ÚLTIMAS VOLUNTADES DE MARTÍN I EL HUMANO (30 Y 31 DE MAYO DE 1410)

Lorenzo Valla (Laurentius Valla en su nombre latino; Roma, 1406/1407 – ibídem, 1 de agosto de 1457) fue un humanista, orador, educador y filósofo italiano, considerado el pionero de la crítica histórica y filosófica.

Fue conocido en su tiempo por su demostración de que la Donación de Constantino, documento mediante el que el papado se arrogaba el dominio de extensos territorios de Occidente, era una falsificación. (1)

Lorenzo Valla escribió la crónica de las últimas horas de Martin I hacia 1445 en la corte de Alfonso V “El Magnánimo” (1396-1458).

Cronología de los Hechos:

29 de Mayo de 1410:

El monarca (Martin I) después de cenar enfermó gravemente.

30 de Mayo de 1410,:

Una embajada de las Cortes de Barcelona, encabezada por Ferrer de Gualbes, instan al monarca a declarar sucesor.

Margarita de Monferrato, madre de Jaume de Urgel, sacudió al monarca para que se pronunciara a favor de su hijo, sin éxito.

Los embajadores Sicilianos, suplican que declarara a su nieto ilegitimo Federico, (Federico de Luna, emparentado en segundo grado como hijo natural de Martín de Sicilia, hijo de Martín el Humano, y, por tanto, descendiente por línea masculina, pero excluido por ilegitimo), como su rey.

31 de Mayo de 1410:

Gualbes, se presenta ante los representantes de las Cortes para levantar acta pública de la voluntad del monarca. Ramón Sescomes protonotario real, redacta el acta que fue firmada por varios testigos, está acta fue solicitada el 10 de Octubre, se leyó el 22 de Octubre de 1411 sesión plenaria del Parlamento Catalán.

Muere el monarca Martin I “el humano”.

31 de Octubre de 1411:

Juan Desplá, embajador del Parlamento de Cataluña, ante el Parlamento Aragonés, reunido en Alcañiz, lee una carta en la que los diputados de la Generalitat, reclaman el documento original, porque Sescomes no lo había entregado alegando impago de servicios anteriores, el Parlamento ordena el pago de 500 florines de Aragón (200 por el acta y 300 más por atrasos).

11 de Diciembre de 1411:

El protonotario acude en persona al Parlamento en Tortosa, para exponer que no había sido pagado todavía, según lo convenido.

15 de Febrero de 1412:

Concordia de Alcañiz, según lo acordado los nueve compromisarios deben reunirse en Caspe, el 29 de Marzo de 1412.

31 de Marzo de 1412:

El Arzobispo de Tarragona y Bernat de Gualbes, escriben al Parlamento de Cataluña solicitando algunos documentos. “la carta que fonch feta de la disposició de la successió remesa a la justícia rehebuda per lo dit En Comes” (2)

14 de Abril de 1412:

Los diputados del General reconocen que deben 10.000 sueldos a Sescomes y aún faltaba el traslado del testamento del rey Martin I, en poder del protonotario.

17 de Abril de 1412:

Los compromisarios se encierran en Caspe.

9 de Mayo de 1412:

 Los tres compromisarios Catalanes en Caspe (Pere Sagarriga, Arzobispo de Tarragona, Guillem de Vallesca y Bernat de Gualbes), tuvieron que conformarse con una copia del testamento. Sescomes se negaba a entregar el original sino cobraba y añade una objeción: “Que los brazos Eclesiásticos y Militar no estuviesen representado en ésta comisión” (Caspe).

25 de Junio de 1412:

Finalizan las sesiones en Caspe, firma del acta y publicación de la decisión.

“El acta de la última voluntad del rey Martin I existe, está localizada junto con otros documentos, Sorprendentemente, se encuentra consultable desde mediados del siglo XIX, encuadernados en un Volumen del ACA (Archivo de la Corona de Aragón) con la signatura: Generalidad, vol, 962, fols, 23-25 y 38, de la segunda numeración inferior. Debo este hallazgo a un informe oficial del Sr. Jaume Riera, archivero del ACA, evacuado en el año 2009”.(3). Como nos cuenta Dº Carlos López Rodríguez en su artículo.

“Se trata de un volumen misceláneo en el que se mezclaron hasta cinco cuadernos y varios papeles sueltos procedentes del fondo documental de la Generalidad de Cataluña, que ingresó muy desordenado en el ACA en 1828. Debieron encuadenarse juntos cuando se clasificaron y reordenaron las series documentales de este fondo, en tiempos del archivero Manuel de Bofarull. Entonces se dio al volumen resultante el título: “Corts de 1409”, aunque en 1985 se advirtió el error y su naturaleza miscelánea, indicando con claridad cada una de las piezas que lo integraban. Encabezando el primer cuaderno, figura la nota antigua que sigue: “Lo dedit proces es ya en lo proces gros de dita cort, comensa en lany 1405 y passe fins lany 1410, sino es a la fi en fulles 74 en auall que son les donas fettes per dit rey”.

“El segundo cuaderno de este volumen: “Capbreu o manual de notes preses el dia de la mort del rei Martí pel seu protonotari Ramon ses-Comes, amb postil·les del jurista Esperandéu Cardona”.

Sescomes se promociona como protonotario real cuando Martín fue coronado y se mantuvo en el cargo con Fernando I. (4)

Documentos  inéditos aportados.

Entre todos los documentos, llamémosle reencontrados, solo mencionare dos.

  • “DONACIO REGNI SICILIE FACTA EGREGIO FfREDERICO (nº9)”

“Donación de Sicilia a Federico de Aragón”.

Ramón de Torrelles, procurador de Federico, comunico la existencia del documento al Parlamento de Cataluña, en sesión del 4 de Marzo de 1411, y Fernando de Antequera lo reclamo en una carta del 31 de Septiembre de 1413 a Ramón de Torrelles, el mismo día que juro ante las Cortes Aragonesas”.

“El 14 de Abril de 1409 Martin I había legitimado a Federico, para suceder a su padre en el Condado de Luna y Señorío de Segorbe, y también para sucederle en el Reino de Sicilia, excluyéndolo de sus reinos patrimoniales, Aragón, Valencia, Cataluña, Mallorca y Cerdeña”(5).

Esta donación jamás se llevó a efecto.

  • “DILUCIDAR LA SUCESIÓN POR JUSTICIA”

“Cuaderno de Sescomes”.

“Durante su agonía a lo largo de la noche del día 30 y la mañana del 31 de mayo de 1410, el rey Martín no contestó “HOC” tres veces a la misma pregunta reiterada en otras tantas ocasiones, como se creía hasta ahora, sino una docena de veces a preguntas diferentes, además consta que en una ocasión se negó a lo que le pedían, a propósito del nombramiento de una regencia. La muerte del rey fue inesperada, pero no súbita. La muerte del rey fue inesperada, pero no súbita. Incluso aceptando el peor de los escenarios posibles (su hipotético envenenamiento), el cuaderno de Sescomes nos deja ver que tuvo tiempo para ordenar sus asuntos por encima de intrigas palaciegas, existieran o no: realizó numerosas donaciones, se ratificó en su testamento de 1407, donó el reino de Sicilia a su nieto, pensó sus respuestas antes de darlas, se levantaron varias actas sobre asuntos de gran calado, se preparó un borrador de testamento nuncupativo que no prosperó… El soberano fue plenamente consciente de las dificultades de la sucesión y de la invalidez jurídica en que podían incurrir sus actos de última hora, formalmente revisados como mínimo por el vicecanciller y el protonotario. Martín I pudo hacer una señal inequívoca de que su voluntad era dejar sus reinos a Federico (como procedió con Sicilia), pero no fue así. A los otros candidatos ni siquiera los mencionó, aunque tuvo ocasión de hacerlo. Por lo que parece a la vista del cuaderno de sus últimas voluntades, Martín I se mantuvo coherentemente hasta su última hora en la vía por la que había optado desde el otoño-invierno de 1409-1410: la de dilucidar la sucesión por justicia.”(6). Continuando con la tradición pactista de los monarcas de la Corona de Aragón.

“No se puede afirmar que todos los compromisarios en Caspe estuvieron ligados por unos mismos intereses o se declararan acérrimos antiurgelistas. Lo fue Guerau Alemany de Cervelló, gobernador de Cataluña, partidario inicial de Luis de Calabria, muy activo en todos los sucesos del Interregno y que se pasó después al bando trastamarista, al cual prestó grandes servicios. Francisco de Aranda, hombre de trayectoria sinuosa, gozaba de la confianza de Benedicto XIII y fue un activo agente papal: sabedor del legado a favor de su nieto hecho por Martín I en su agonía, fue en principio partidario de Federico de Luna pero después varió su posición en el mismo sentido que el papa y san Vicente Ferrer y se adhirió al voto a favor de Fernando de Antequera. Por el contario, el catalán Guillem Ramon de Moncada fue un firme urgelista, llevado más bien por sus relaciones familiares, pero sin dejarse dominar por el sectarismo, porque en un principio llegó a apoyar a Luis de Calabria y después sirvió a Fernando de Antequera, aceptando la sentencia de Caspe y sin dejarse arrastrar a la revuelta del conde de Urgel. Pere de Cervelló, inmerso también en las discusiones políticas del Interregno, defendió en última instancia la candidatura de Federico, aunque murió en 1414 siendo camarlengo del infante Alfonso. El día 30 de mayo firmaron también el acta con la voluntad de Martín I, como testigos, Lluís de Prades, obispo de Mallorca (fiel a Benedicto XIII, a cuyas órdenes estuvo hasta la muerte); Ramon de Sentmenat, que falleció ese mismo año, y Roger de Moncada, gobernador de Mallorca, partidario de Jaume d’Urgell. Sus posiciones políticas, pues, tampoco fueron coincidentes, como no lo fueron la de otros individuos que aparecen en los documentos expedidos los días 30 y 31 de mayo. Es el caso de Roger Bernat de Pallars y Bernat de Fortià, que incluso militaron en partidos opuestos, sin que pueda decirse de ellos que en mayo de 1410 fueran declaradamente antiurgelistas, partidarios de la reina Violante, agentes del infante Fernando o defensores de Federico” (7).

La sentencia de Caspe complació mucho en Aragón, menos en Valencia y escasamente en Cataluña. El 28 de Junio de 1412, en la iglesia mayor de la villa, tras un solemne oficio religioso, San Vicente Ferrer leía públicamente el acta de la elección, que sirvió para introducir de una nueva dinastía en la persona de Fernando I de Trastámara, quien tuvo que resolver en primer lugar la violenta oposición del Conde de Urgel y de sus seguidores, encabezados por el aragonés Antón de Luna que nunca aceptaron la resolución de Caspe.

Bibliografía y Foto:

Publicado por: http://dialnet.unirioja.es/. Páginas 225 a 268

Aragón en la Edad Media, XXIV (2013), pp. 225-268, ISSN 0213-2486.

ÚLTIMAS VOLUNTADES DE MARTÍN I EL HUMANO (30 Y 31 DE MAYO DE 1410). Carlos López Rodríguez, Archivo de la Corona de Aragón (ACA).

(1)http://es.wikipedia.org/wiki/Lorenzo_Valla.

(2) Página 231,

(3) Página 233,

(4) Página233-234,

(5) Página 257-258,

(6) Página 267-268,

(7) Página 266

Texto completo de la publicación:

https://mega.co.nz/#!QsRzxDLY!XePeAt0PKVnpSspW25O5VurW2wDcl5pOVmwb0AcpXWU

JavierMartínezS de Burjassot, Valencia; España, Europa, pertenece a la especie Homo Sapiens Sapiens y habita en un planeta al que llaman Tierra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s