Burjassot en el Congreso de los Diputados

Al morir D. Fernando de Loaces (El papa Pío V le otorga la distinción de Patriarca de Antioquía el 15 de febrero de 1566 y, finalmente, Arzobispo de Valencia el 28 de abril de 1567) el 29 de febrero de 1568 y al quedar vacante la diócesis, Felipe II propuso para el arzobispado valentino a Juan de Ribera, a la sazón obispo de Badajoz. Pío V aceptó la propuesta y lo nombró arzobispo. Tomó posesión en persona del doctor Gómez de Carvajal, caballero de la Orden de Santiago y su vicario general, el 16 de febrero de 1569 e hizo su ingreso oficial en la ciudad el domingo 20 de marzo de 1569, procedente de Sevilla.

La primera visita pastoral de la que tenemos noticia es la de los años 1569-70, a los pocos meses de su llegada. Se sabe que, cada año, por espacio de tres o cuatro meses, salía a visitar la diócesis, reconociendo todas las necesidades de las iglesias y de los pueblos.

En la visita pastoral del 26 de marzo de 1570 a Burjassot (Burgaçot), “lugar” de Bernardo Simó, nos dice que había 70 casas y 150 comulgantes (Folio 85.v), en visitas pastorales posteriores, indican, en 1609, 70 casas, no hay datos sobre los comulgantes. 1617, 80 casas y 240 comulgantes. 1622, 80 casas y 240 comulgantes. (A pesar de ser los primeros datos diocesanos sobre la población de las parroquias, debemos tomarlos con cierta reserva ya que se citaban como comulgantes las personas a partir de la adolescencia y por tanto en dicho recuento no se incluyen los niños. A pesar de ello podemos establecer una media de 3 a 3,5 habitantes por casa.  “Sobre la población valenciana antes de la época estadística remitimos al estudio de P. Pérez Puchal, Geografia de la població valenciana (Valencia 1976).págs. 11 ss). También hay que tener en cuenta que en el año 1609 se produjo la expulsión de los moriscos y estos no estaban incluidos en los datos recogidos por las visitas diocesanas (1)

En 1590, el lugar de Burjasot pasó a poder de Pedro Pallares Simó. En 1592, José Aleixandre Simó y su esposa Esperanza Figuerola lo heredan. De ellos lo compra el Beato Juan de Ribera, Patriarca de Antioquía y Arzobispo de Valencia, con escritura de Jaime Ferrer, el 10 de septiembre de 1600.

El 10 de junio de 1604, el Patriarca Juan de Ribera, con escritura de Aloy Andrés Real, cedió al Colegio Capilla y Seminario de Corpus Christi, las rentas y la jurisdicción civil y criminal del lugar de Burjasot, con su término, pero reservándose la propiedad del Castillo y la Dehesa.

Todas estas posesiones estuvieron en manos del Colegio de Corpus Christi, hasta el siglo XIX, cuando el Estado llevó a cabo la desamortización.

La población de Burjassot, pasó de 1422 habitantes y 368 casas (censo 1842) (2).(El censo de 1842, conocido como “Censo de la Matrícula Catastral”, fue realizado por imputación, y no es realmente un censo considerado como tal por los estudiosos del tema (García España 1991, 2002), sino más bien un recuento indirecto de población, en el que por primera vez aparece el listado de municipios, cuya aparición puede fecharse en 1834, aunque estos no se definen como tales hasta la ley Municipal de 20 de agosto de 1870 (Aznar Argumosa 2005)) 2038 habitantes y 438 casas (censo 1860), 2577 habitantes  y 606 casas (censo 1877), 2942 habitantes y 703 casas (censo 1887), 3712 habitantes y 937 casas (censo 1897), 4009 habitantes y 959 casas (censo 1900)(3), mostrándonos un importante desarrollo demográfico para la época, desde mediados hasta finales del siglo XIX.

 

La última gran desamortización se inició en 1855 mediante una ley elaborada por Pascual Madoz. Afectó esencialmente a las tierras de los municipios y supuso la liquidación definitiva de la propiedad amortizada en España, “Declarando en Estado de Venta todos los Predios Rústicos y Urbanos, Censos y Foros pertenecientes al Estado, al Clero y cualesquiera otros pertenecientes a Manos Muertas”.

“El Real Colegio de Corpus Christi tuvo unas especiales circunstancias en la desamortización, pues no formaba parte del clero en un sentido estricto, por lo que en principio quedaría  al margen del decreto desamortizador de 1841, al considerar esta institución como un organismo de beneficencia e instrucción pública.

En julio de 1864, resuelto un recurso presentado por el Colegio ante la Junta Superior de Valencia, esta se declara favorable a la desamortización de los bienes del Colegio y el gobierno de la nación, en enero de 1866, mediante un Real Orden, declara desamortizables los bienes del Real Colegio de Corpus Christi, iniciándose la venta de sus propiedades”.(4)

En julio de 1865 se cede al Ayuntamiento de Burjassot una casa ubicada en la plaza mayor para que se celebre allí sus deliberaciones ya que las reuniones de los dirigentes del municipio se llevaban celebrando en el interior de Castillo desde hacía largo tiempo,  cediéndose para tal uso sus dependencias gratuitamente.(5)

El 31 de mayo de 1855, pasan a poder del Estado, el Castillo y la Dehesa. La Junta Superior de ventas se lo adjudicó a José Lleó Abad el 15 de octubre de 1867. Aunque en el Boletín Oficial de la Provincia de Valencia aparece la referencia a la subasta, con fecha de viernes 22 de mayo de 1866(6)

En 1867 su propietario D. Ignacio Lacuadra Galán, pretende devolverle al castillo el aspecto de fortaleza militar al palacio, mediante la coronación de los muros con nuevas almenas.

 

El Colegio movió todos los resortes posibles para evitar la desamortización.

Primero: los alcaldes de Burjassot y Alfara interponen una demanda en contra de la desamortización presentada por el licenciado Ramón Vinader el 14 de junio de 1867 con sentencia posterior del Tribunal Supremo, Sala Tercera del 8 de Noviembre de 1869, desestimando la demanda contencioso-administrativa:

“…Fallamos que debemos declarar y declaramos no haber lugar á la demanda interpuesta por los pueblos de Burjasot y Alfara del Patriarca contra la Administración general del Estado, y reservamos á los mismos su derecho para que lo ejerciten donde vieren convenirles.

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Gaceta oficial y se insertará en Ja Colección legislativa, sacándose al efecto las copias necesarias, y devolviéndose el expediente gubernativo al Ministerio de Hacienda con la certificación correspondiente, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.= Manuel Ortiz de Zúñiga. = Tomás Iluet. = José María Herreros de Tejada.= Buenaventura Alvarado .= Calixto de Montalvo y Collantes. = Luciano Bastida.—Ignacio Vieites.

Publicación. — Publicada fué la precedente sentencia por el limo. Sr. D. Manuel Ortiz de Zúñiga, Presidente de la Sala tercera del Tribunal Supremo de Justicia, celebrando audiencia pública la misma en el dia de hoy, de que certifico como Secretario Relator en Madrid á 8 de Noviembre de 1869 .=Feliciano López.” (7).

 

Segundo: Mediante una petición cursada a los diputados valencianos de las Cortes para que presentaran un proyecto de ley en el que se excluyera al Colegio de la desamortización.

D. Vicente Linares, diputado por Valencia, distrito de Xátiva. Adscrito a la facción moderada de Unión Liberal. (8) El 19 de Mayo de 1868 presentó y defendió la “Proposición de Ley sobre la Excepción de la desamortización á bienes legados por el Patriarca Rivera al Colegio del Corpus Christi”, en el pleno del Congreso de los Diputados de España, incidiendo en los “Señoríos de Burjasot y Alfara”.

Proposición de ley  suscrita, firmada y presentada por los diputados:

D. Luis Vallier Lapeire, Marqués de González, diputado a Cortes por el distrito de Gandia-Sueca, del Partido Moderado.

D. José Mayans y Mayans, Conde Trigona, (Su hijo D. Francisco de Paula Mayans y Calleja, casado con D.ª Francisca de Borja de Sequera y Diez de Rivera, fueron los padres de D. José María Mayans de Sequera, (Burjassot, 1887-?)), en 1860, había heredado de su padre el título nobiliario. Diputado por Valencia, distrito de Xátiva, perteneciente al Partido Moderado.

D. Eduardo de Diego y Galiano, distrito de Xátiva, Partido Moderado.

D. Manuel Danvila y Collado, distrito de Lliria, Partido Moderado.

D. Cirilo Amoros Pastor, distrito de Lliria, Partido Moderado. En 1865 cuando fue gobernador interino de Valencia, obtuvo el decreto de demolición de las murallas de la ciudad.

D. Miguel Galiano Talens Tejedor y Ulloa, Marqués de Montortal, distrito de Xátiva, Partido Moderado. (8) (9)

RESEÑA

(*)De los trabajos ejecutados en el Congreso de los Diputados durante la legislatura que dio principio en 27 de diciembre de 1867 y terminó en 6 de Diciembre de 1868.

Proposiciones de ley tomadas en consideración y que están pendientes del dictamen de las comisiones

Colegio del <<Corpus Christi>> en Valencia (Excepción de la desamortización á bienes legados por el Patriarca Rivera al) Del Sr. Linares, 1194. Apéndice cuarto al núm 81.

APÉNDICE CUARTO AL NÚMERO 81

DIARIO DE LAS SESIONES DE CORTES  CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Proposición de ley del Sr Linares para que se declare no comprendidos en la ley de desamortización los bienes legados al colegio de Corpus Christi por el Patriarca Ribera

Considerando que el patriarca D Juan de Ribera Arzobispo y virey de Valencia y uno de los más preclaros y tantos varones que han ennoblecido á España fundó un templo donde se celebrasen los misterios de nuestra fe son magestad desusada y á la sombra del templo un colegio que debia ser plantel precioso de curas ejemplares monumentos insignes de su piedad y sabiduría y gloria á el mundo católico:

 Considerando que para la fundación y sostenimiento del templo y seminario destinó el resto de los bienes que heredó de sus padres y atento al bien de sus vasallos los vecinos de Burjasot y Alfara expresamente mandó:

 Primero Que el colegio en ningún tiempo beneficiara sus tierras por cuenta propia sino que las hubiese de tener siempre arrendadas á sus vasallos.

Segundo Que en cuanto al cobro de las rentas módicas que debían satisfacer no fuese nunca riguroso con ellos sino que les esperase cuanto pareciera convenir y les excusara gastos y molestias y les tratara con toda suavidad y paciencia:

Considerando que cumplida religiosamente la voluntad del grande hombre que en una sublime institución abrazó y logró tres fines altísimos resultó como es público y notorio en Valencia en cuanto á los bienes materiales dejados para el sostenimiento del templo y colegio:

Primero Que no haya en aquella vega ningunos mejor cultivados ni que más produzcan Segundo Que los colonos que los llevan son la envidia de todos y antes pagan un cánon que arriendo y más parecen propietarios que arrendadores:

 Considerando que tales bienes por las circunstancias especialísimas de que se ha hablado no pueden estar comprendidos en las leyes de desamortización al menos en el espíritu de ellas porque además de que puestos en venta no solo no darían más producto no solo harían infelices á cien familias humildes y honradas sino que atacarían y anularían la voluntad del fundador dueño y señor de sus cosas voluntad sagrada que las leyes deben i espetar sí han de ser justas.

Considerando que al dictar la ley de 1 de Mayo de 1855 y consignar la excepción que espresa el párrafo diez de su art 2 necesariamente hubo de pensar el legislador en casos igualas ó muy semejantes al presente en que se tratara de grandes obras ó instituciones honra de la humanidad y de la patria ó en que sin daño de la riqueza pública se hubiese consultado al bien del pueblo y no pudiese á mayor abundamiento tocarse á tales bienes sin hollar la voluntad de su legítimo dueño como acontece en nuestro caso en que el templo y el seminario son admiración de propios y extraños y la cesión de aquellos en cierto modo hecha por el fundador en favor de sus vasallos asegura la felicidad de muchas familias y no podría conservarse si es que se pusieran en venta:

Considerando en fin que tales son los deseos de Valencia sin distinción de partidos ni de opiniones y que es obligación de España é interesa á su decoro no poner ni en remota contingencia de que perezcan las grandes obras de sus grandes hijos.

Los Diputados que suscriben tienen la honra de proponer al Congreso español la siguiente:

PROPOSICION DE LEY

Artículo único Se declaran no comprendidos en las leyes de desamortización los bienes que el patriarca Don Juan de Ribera destinó al sostenimiento del culto y de la enseñanza en el colegio del Santísimo Corpus Christi que fundó en Valencia.

Congreso de Diputados 16 de Mayo de 1868 ==Vicente Linares==El Marqués de González== El Conde de Trígona== Eduardo de Diego==Manuel Danvila== Cirilo Amorós== El Marqués de Montortal.(8)

Diario de las Sesiones de Cortes. Congreso de los Diputados de España

Presidencia del Excmo. Sr. Conde de San Luis

Sesión del Martes 19 de Mayo de 1868.(*)

El Sr FERNANDEZ DE VELASCO: (D. Eusebio): Pido la palabra para una cuestión de orden.

El Sr PRESIDENTE: No hay cuestiones de orden en el Reglamento,  Sr Diputado.

El Sr FERNANDEZ DE VELASCO: (D. Eusebio) Sr Presidente yo no sé hasta qué punto tengo derecho para hablar…

El Sr PRESIDENTE: No tiene SS ningún derecho.

El Sr FERNANDEZ DE VELASCO: (D Eusebio).  Creo que nada hemos hecho.

El Sr PRESIDENTE: Sr Fernandez de Velasco no tiene SS la palabra,  y sin mi permiso no puede hablar.

El Sr FERNANDEZ DE VELASCO: (D. Eusebio). Pues yo le pido á S. S…

El Sr PRESiDENTE: Pues yo no puedo concedérselo,  ya le he preguntado á SS que para qué pedia la palabra,  me ha contestado que para una cuestión de orden y se le ha dicho que no hay cuestiones de orden en el Reglamento.  Leída la proposición de ley del Sr Linares.  (Véase el Apéndice cuarto á este Diario)  dijo.

El Sr LINARES: Pido la palabra para apoyar la proposición de ley de que se acaba de dar cuenta al Congreso.

El Sr PRESIDENTE: La tiene VS.

El Sr LINARES: Señores, católico español y valenciano, me creo en el deber de conciencia y satisfago además una necesidad de mi corazón, sosteniéndola proposición que acaba de leerse y que espero y os lo ruego que habéis de favorecer con vuestro voto.  Ni un momento dudaría sobre esto, si conocieseis todos, como conocen los valencianos, la altísima institución de D Juan de Ribera, mas por lo que yo os diga, yo vuestro compañero y amigo, de cuya veracidad darán testimonio todos los Diputados de mi provincia, por lo que yo os diga, repito y por lo que á su vez reconocerá sin duda, gustoso, el ilustrado y digno Ministerio que merece la confianza de SM y la nuestra, espero que no habéis de desairar nuestro ruego, ni de dejar fallidas nuestras esperanzas.

 Honró en el siglo XVI á Valencia, un grande hombre, era un sacerdote santo, un prelado esclarecido y un político eminente.

 Juan de Ribera era tan grande, no lo dudéis como Jiménez de Cisneros.

 De una de las más ilustres familias de España, ricamente heredado de bienes de fortuna y el hombre según los autores de aquella época, más hermoso de su tiempo se consagró humildemente al servicio de Dios y al bien de los hombres.

 Fué el Arzobispo de Valencia y el virey de aquel antiguo reino.  Nosotros por desgracia los españoles solemos estudiar poco la historia de nuestros hombres eminentes.  Alguna cosa os diré de Juan de Ribera que escitará vuestro amor y vuestra admiración hacia tan ilustre personaje.

 Su grande alma resplandece en sus ilusiones, en sus hechos hasta en aquellas cartas sencillas y á la vez sublimes que escribía á la Magestad de Felipe III y Felipe IV. En una de ellas hablaba al primero de las obligaciones del Monarca hácia sus súbditos,  á quienes debía mirar como hijos, de sus desvelos por procurar la paz y el bien de los pueblos, de cómo era conveniente que fuese á Valencia á celebrar Córtes, conveniente aunque no necesario para la pública tranquilidad. Porque dando gracias á Dios, advertía que desde que él era virey no se habia hecho un disparo de arma por la noche en la huerta de Valencia, antes turbada y escandalizada de tales desmanes, desde que era virey, solo un desgraciado habia sufrido la pena de muerte y por causa principiada antes de su virreinato.  Y en verdad que mientras duró en Valencia ese dichoso imperio hubo paz profunda y justicia cumplida.

 Las casas más ilustres y distinguidas de España enviaban sus hijos á la casa santa del patriarca de Antioquía, de ella salían hombres ya dignos de sentarse en los Consejos de Aragón y de Castilla. Fué el palacio arzobispal de Valencia en aquel tiempo, un insigne seminario de esclarecidos varones.  Era como os dije, Juan de Ribera rico de bienes de fortuna ningún hombre empleó mejor lo que Dios le habia dado, hubo años tristes para el reino, por una espantable sequía, alguno que no quisiera yo que me recordara tan vivamente el presente en que vivimos por la amenaza pavorosa del próximo invierno, suavizada algún tanto por las benéficas lluvias con que recientemente nos ha favorecido la Providencia.  Juan de Ribera excitando la caridad de las personas acomodadas con su voz y más con su ejemplo,  logró impedir que entrase el hambre en los pueblos que gobernaba.  A ningún pobre le faltó en aquel año pan y consuelo.

 En esta obra sublime de caridad invirtió buena parte de su fortuna y empleó los restos de ella en realizar un tan noble, tan piadoso y tan santo pensamiento, que más santo, más piadoso y más noble, dudo yo que haya entrado en espíritu de hombre.

 Pensó levantar un templo que fuese no solo modelo á los de la católica España sino á todos los de la cristiandad, donde con recogimiento y devoción que no podrá nunca sobrepujarse y con augusta pompa, se celebrasen los oficios divinos. Muchos de vosotros, algunos al menos, habréis entrado en ese templo y sabréis que digo verdad, cuando digo que al poner en él la planta respetuoso no solo se piensa en Dios sino que se siente á Dios.  Al lado de ese templo á la sombra de él, fundó un seminario en que aprendiesen la ciencia los jóvenes pobres, la mayor parte á quienes secreta vocación llama al servicio de la Iglesia.  El templo y el seminario, son dos partes que forman un todo y una obra completa,  porque Juan de Ribera no quería hacer sábios solo,  sino hacer santos,  también quería establecer un plantel precioso de curas ejemplares que en adelante cada uno al frente de la iglesia parroquial fuese la providencia del pueblo el biculo de los débiles,  el maestro de los ignorantes y el consuelo de los afligidos.

 Y pensó más: pensó, haciendo esta grande obra enlazarla con el hiende sus llamados vasallos de los habitantes de los dos pueblos que eran de su señorío Burjasot y Alfara, llamado del Patriarca, de forma que con una sola institución logró tres grandes objetos.  Por eso os dije que fué tan grande dicha institución que mayor nadie la hizo jamás, y lo es tanto que no cabe si consentís que hable en estos términos, en el molde mezquino de nuestras leyes que como casi todas ó todas las humanas están hechas sin la previsión de casos raros singulares y extraordinarios.

Oíd señores meditad y aprendamos todos.

Destinó el Patriarca Ribera su hacienda al sostenimiento del templo y del colegio.  Esta hacienda consistía principalmente en censos y posesiones.  En cuanto á las casas si quedasen algunas en la ciudad,  dijo el Patriarca que tenía por bien que se vendiesen, si parecía al rector y demás sacerdotes.  Previno que se contentasen con las posesiones que les dejaba y que no comprasen otras nuevas, si no fuesen palabras notables las tierras campas que caen en los términos de sus lugares.  Que estas se deben comprar siempre que se ofreciese venta por el beneficio de los vasallos y por el perjuicio que en los lugares pequeños causan los terratenientes.  Expresamente mandó,  que todas sus tierras se arrendaran siempre á sus vasallos y nunca las beneficiase el colegio por su cuenta,  y en cuanto al modo de cobrar sus rentas dijo lo que vais á oir señoras, y lo que vais á admirar “Queremos que no sean rigurosos el síndico ó subsíndico, antes que acomode,  sobrelleven los pueblos esperándolos cuanto pareciere convenir y escusandoles en cuanto fuere posible gastos y molestias,  y tratándoles con toda suavidad y paciencia” ¿Habéis oido señores? No es así como habla un padre de sus hijos.  Pues la voz de ese padre ha sido religiosamente obedecida.  Tres siglos hace que los antiguos vasallos de Juan de Ribera, los colonos de sus tierras son envidia de todos los demás más que arrendatarios parecen dueños, más que arriendo pagan un canon.  El padrón distribuye las tierras en sus hijos, no se acuerdan los más ancianos del colegio de que á ninguno de ellos se lo haya despojado de lo que en cierto modo considera su herencia.  En los años malos se ha esperado el año bueno,  para cobrar y siempre se les ha tratado con toda suavidad y paciencia. Por los colonos han acudido á las autoridades,  han acudido Ministerio y han instado una demanda contenciosa en el Consejo de Estado,  para que respetándose la voluntad verdadera y altamente patriótica del santo fundador,  no se les haga pasar de un estado próspero á un estado infeliz.

 Juan de Ribera que debía ser ejemplo para todos, supo al propio tiempo de levantar dos monumentos á la religión y á la ciencia, fundar digámoslo así sobre perpétuas bases, el bienestar de los pobres de sus vasallos, evitando á la vez y esto es maravilloso los que se han atribuido á la desamortización de los bienes, es maravilloso repito, que hombre hiciera una obra que se puede llamar perfecta.

 Han pasado muchos años y no parece sino que nadie se haya atrevido á tocar esa obra, se la tocó por fin, con dolor de todos los valencianos y por Real órden de 3 Enero do 1866, se dijo entre otras cosas:

“Considerando que las razones graves que se invocan por el rector y colegiales para que los bienes mencionados sean comprendidos en la regla décima, art 2 de la ley de 1 de Mayo de 1855, no aparecen muy fundados por cuanto los altos fines que se propuso el instituidor con tan buenas fundaciones, no sufren alteración alguna, puesto que con las inscripciones que se entreguen á la corporación en equivalencia á sus bienes, se cubren igualmente todas las atenciones no haciéndose con ello más que cambiar la forma de la propiedad y quedando siempre garantizada la voluntad del fundador, se niega la petición de los recurrentes”.

 No hago comentario ninguno sobre este considerando, alabo la especie de temor respetuoso que se advierte sus palabras al tocar á la grande obra.  Por razones que comprendereis y aprobareis, sin duda no quiero casos en que á pesar de la buena voluntad del Gobierno, pudieran sufrir alteración los altos fines que se propuso D Juan de Ribera.

 Mi silencio sobre este punto entiendo que es patriótico, pero yo debo decir muy en alta voz que uno de los altos fines que se propuso D Juan de Ribera fue, el bien de sus colonos, que una de las obligaciones que impuso á su colegio, es que sus tierras siempre estuviesen arrendadas á los mismos que su voluntad fue, que la pensión que  pagaran fuera módica y que se los tratara siempre tan suavidad y paciencia, y que ese alto fin y que esa alta voluntad no puede cumplirse si es que se ponen en venta aquellos bienes, que la piedad del más noble y alto patriotismo hacen doblemente sagrados.

 Examinad el espíritu al menos de las leyes desamortizadoras, esas leyes no tratan ni de una institución como la de D Juan de Ribera, ni de los bienes que aplicó al sostenimiento de esa institución, en los términos que habéis visto.

 ¿Mejorará por ventura vendiéndolos el cultivo de esos campos.  No mejorará que es inmejorable?.

Lo que subirá es el arriendo y haréis de colonos casi dueños, colonos casi mendigos.

 No os digo más, y tendría por desgraciado al que necesitase más amplias explicaciones para asentir á las verdades que he dicho.

 Ahora bien, D Juan de Ribera puso su magnífica institución bajo el patronato del Rey D Felipe III y sus sucesores y dijo estas  admirables palabras.  Con la misma humildad, suplicamos á las Majestades del Rey nuestro señor y de sus sucesores, que manden guardar inviolablemente estas nuestras constituciones sin permitir que se mude cosa alguna en ellas, por ser esta nuestra voluntad confiando de la clemencia y grandeza de sus Majestades, que condescenderán en todas ocasiones con muestro deseo y confianza y que mandarán favorecer y amparar esta pequeña obra, aunque grande por estar debajo de Su Real amparo y protección.

 El Rey D Felipe III por sí y por sus sucesores aceptó el patronato.

 Nuestra católica Soberana, es hoy el legítimo patrono de la grande obra y está en su conservación altamente interesada.

Esa obra que puso D Juan de Ribera bajo el patronato de Reyes, la puso al amparo de la ciudad de Valencia y bien puedo decir al amparo de todo el reino.

 Ved señores cómo un Arzobispo y un virey,  un hombre en cierto modo omnipotente,  hablaba en el siglo XVI al ayuntamiento de Valencia:

 “Deseando pues satisfacer á la obligación general que tienen todos los que han sido vecinos y moradores de esta insigne ciudad,  á los padres de ella que son los magníficos jurados,  y la que yo en particular reconozco por la buena correspondencia que conmigo han tenido en los negocios,  que se han ofrecido y querido hacer demostración del respeto y agradecimiento debido, confiado en Nuestro Señor que así como ha puesto en mi ánimo, deseo de continuar en vida y muerto el dicho respeto y agradecimiento, así también pondrá en los ánimos de los dichos magníficos jurados que son y por tiempo serán agradecimiento de esta nuestra voluntad, y paternal amor á esta iglesia y colegio, deseando y procurando en todas las ocasiones que el discurso del tiempo trujare su mayor conservación y aumento espiritual y temporal.

Primeramente nombramos por protectora de esta nuestra iglesia y colegio á la insigne ó ilustrísima ciudad de Valencia, queriendo que perpetuamente haya de gozar de este titulo.

 Item, en consecuencia de lo dicho, queremos que siempre que se ofreciere alguna necesidad de ayuda y favor, para remediar algún agravio ó daño, el rector la represente á los dichos magníficos jurados,  pidiéndoles que se interpongan al reparo del tal agravio por la obligación que tienen siendo protectores de esta casa”.

 Señores estas palabras no se pueden leer sin admiración y sin lágrimas. Estas palabras no van dirigidas solamente al ayuntamiento, sino que van á la ciudad,  van á todo el reino.  Estas palabras no hablan solo con los presentes, hablan con los que han de venir.  Estas palabras de un santo,  de un sabio,  de un grande hombre, se dirigen al corazón de todos los españoles, de todos los que como vosotros aman la religión, aman la ciencia y creen honrar al linaje humano y favorecer los altos intereses de la civilización, conservando los insignes monumentos que de una parte acreditan la grandeza del hombre y de otra favorecen la condición de los pueblos.

Señores Diputados yo os lo ruego, Valencia entera os lo ruega votad esta proposición de ley. He dicho.

El Sr Ministro de HACIENDA: (Orovio).  Hoy es dia señores, en que parece que todos los sentimientos nobles y levantados tienen aquí un eco y una expansión digna del Congreso de los Diputados, digna del Sr Diputado valenciano que acaba de hacer el panegírico de aquel santo varón, honra de su país y honra de España entera.  Pero señores la cuestión es grave, necesita ser meditada,  y el Congreso ha de perdonar á un Ministro que hace muy pocos dias que ocupa su puesto para haber podido estudiar este asunto, que sea reservado y que recomiende á los señores Diputados mas bien ideas de prudencia,  que ideas resueltas de lo que conviene y debe hacerse. Porque permítaseme decir una cosa, son raros los ejemplos de la índole del que ha citado el Sr Linares en la católica España. No lo tenemos en la institución del establecimiento de doncellas nobles de Toledo creado por el cardenal Silicio, establecimiento que en nada cedo á la institución de D Juan de Ribera. ¿Son menos edificantes los ejemplos que nos dejaron Gil de Albornoz,  Palafox, Tavera y otras mil de la misma especie y naturaleza que pudiera citar. Estamos en el caso de tomar hoy una medida general sobre este asunto. Podemos tomarla sin saber la entidad de los bienes que se deben exceptuar de la venta cuando muchos están vendidos ya?

 Esto exige un poco de meditación y yo no me niego á que la proposición sea tomada en consideración y meditada,  pero cuando hay tantos casos de la misma naturaleza,  cuando ha habido otros ilustres españoles que han dado sus bienes para fundaciones religiosas, para instituciones tan grandes, tan benéficas, tan cristianas como la del Arzobispo Ribera ¿podemos hoy de improviso tomar una resolución sobro el caso de que se trata?

 Yo no puedo decir más al Sr Diputado por Valencia sino que examinaré el asunto que lo veré detenidamente y que en un dia diré cuál es mi opinión, hoy no me atrevo á afirmar si es ó no conveniente que se derogue la ley de desamortización, en lo que se refiere á todas cuantas instituciones existen en España análogas á la que fundó el arzobispo Ribera, porque como antes he dicho, apenas hay una diócesis en España donde no haya algún establecimiento de esta especie, unos más cuantiosos porque los fundadores eran ricos, otros no tanto porque los que los instituyeron no han sido tan poderosos, pero todas esas fundaciones conducían al mismo fin que era el de hacer buenos eclesiásticos, pues que cumpliendo con el precepto del concilio de Trento se instituyeron los seminarios y luego los Obispos y Arzobispos solian dejarles sus bienes al morir.  El asunto merece pues estudiarse, creo que seria poca previsión en el Gobierno, tomar inmediatamente una resolución, porque se trata nada menos que de derogar la ley de desamortización en un punto tan importante, digo derogar señores, porque no creo que habría justicia en exceptuar los bienes que constituyen el establecimiento de Juan de Ribera, no haciéndolo también de los que instituyeron Silíceo,  Gil de Albornoz,  Palafox,  Tavera y otros muchos así en Toledo como en otras diócesis (El Sr NocedalPido la palabra para una alusión personal como Diputado por Toledo) Cosa extraña señores, aquí no se puede hablar de nada sin que todo el mundo se crea aludido. Yo no me he dirigido á ningún Sr Diputado ni he nombrado á nadie sin que sea esto decir que no haya de hablar, el que lo juzgue oportuno, si el Reglamento y el Sr Presidente se lo permiten, por mi parte tengo siempre mucho gusto en oir hablar á los Sres Diputados.

Decia pues, que no puedo emitir una opinión precisa en este momento sobre una cuestión que puede ser de tal gravedad, que venga á arrancar de la desamortización Inmensos bienes. Creo por lo mismo, que no debemos resolver hoy negocio tan arduo, si bien ofrezco al Sr Linares ocuparme de él con todo detenimiento y en su dia podremos resolverlo con todo conocimiento de causa.

El Sr PRESIDENTE: El sr Nocedal tiene la palabra para una alusión personal.

El Sr NOCEDAL: No estrañará el Congreso, después del precedente que hoy hemos visto, y fundándome yo en ese precedente, me levante. Diputado por Toledo, á terciar en este momento, en la cuestión que ocupa al Congreso. Me levanto á nombre de Toledo, ciudad insigne, á la que durante mucho tiempo vengo representando, para que el Congreso atienda á los ruegos de Valencia.

Es verdad que Toledo estaba lleno de fundaciones y de monumentos inmortales; es verdad que la mayor parte de esas fundaciones y de monumentos, han caído arrollados ante la revolución; es verdad, y harto lo deploran mis amados toledanos; pero este no se opone, antes bien juzgan que si ellos han perdido, no debe perderse todo; sálvese lo que queda de Toledo, y sálvese y no perézcalo que tienen los valencianos, cuenten pues, los Diputados de Valencia con el apoyo de los Diputados de Toledo.

El Sr PRESIDENTE: El sr linares tiene la palabra para rectificar.

El Sr LINARES:…El sr ministro de Hacienda, en su claro talento, no puede desconocer que si bien este asunto recomienda, como su S.S. indica, el debido estudio por su parte, á fin de tomar una resolución definitiva….se llene el estudio que indica, y que será una garantía mas de la resolución favorable en definitiva….

El Sr Ministro de HACIENDA: (Orovio). Nada señores, puede ser mas contrario a mi carácter…..

……Por esta razón yo no puedo decir en este momento cuál es mi opinión; desconozco el asunto. Por lo demás el Congreso adoptará la resolución que sea mas justa.

Leida la por segunda vez la proposición de ley, u hecha la pregunta de si se tomaba en consideración, el Congreso, así lo acordó.

El Sr PRESIDENTE: En su día se dirá al Congreso cuándo ha de nombrar la comisión que dé dictamen sobre dicha proposición de ley.(8)

Abreviaturas: SS (Su señoría), VS (Vuestra Señoría), SM (Su Majestad).

 

El 17 de septiembre de 1894, doña Carolina Alvarez y Ruiz compró el castillo-palacio de Burjassot,  por 80.000 pesetas. Con escritura otorgada ante el señor notario Gabriel Brusola y Brián, en dicha fecha, ese mismo año Dueña de la Casa-Palacio y Dehesa de Burjasot, pretende abrir un Asilo para niños y niñas, en Godella bajo la advocación de San Manuel, San Joaquín y San Carlos. Durante los años que estuvo en funcionamiento dicho asilo, más de un centenar de niños recibieron educación y alimento en dicho enclave- al cuidado de una comunidad religiosa-.

Más tarde quiere vender el Castillo y la Dehesa, llegando a un acuerdo de palabra con el Conde de Caspe, pero una vez hecho el contrato lo anula para fundar en aquel edificio un Colegio en el que se formarán jóvenes escogidos, bajo el espíritu y ejemplo del Arzobispo y Patriarca Ribera, devolviéndole de algún modo lo que fue propiedad suya, en un intento de ayudar al pobre y necesitado.

Hace Testamento en Madrid, el 29 de octubre de 1912, ante José Martín y Martín, notario de la Villa, estableciendo un Patronato de Beneficencia e Instrucción, como universal heredero.

En la Cláusula 10 especifica los fines del mismo:

«Establecer y sostener perpetuamente, mientras las leyes no lo prohíban en la mencionada finca llamada “Dehesa del Patriarca” sita en el pueblo de Burjasot, una institución benéfico instructiva para dar albergue y ayuda en su carrera a estudiantes pobres con aptitud y voluntad propicia para el estudio, tanto de las Facultades que haya establecidas en la Universidad de Valencia como de las ciencias eclesiásticas que se enseñen en el Seminario de la dicha ciudad y de cualesquiera otros estudios superiores que puedan hacerse en la misma y de las enseñanzas preparatorias que se den en el Instituto de segunda enseñanza y otros establecimientos similares de la repetida ciudad».(6)

Coincidiendo con la creación del Patronato, tal y como expresan las últimas voluntades de doña Carolina Álvarez Ruiz, su última dueña particular, y con la aprobación de los Estatutos y Reglamento General del Colegio Mayor San Juan de Ribera, se inician los trabajos de adaptación del castillo de Burjassot a colegio mayor

1

Fuente: IV Congreso de Castellología, Madrid 7, 9 y 8 de marzo, 2012. Adaptación Urbanística de los Castillos Urbanos en la Comunidad Valenciana.  Jaime Llinares, Rafael Emilio Marín, Manuel Ramirez, Ana Valls. Universidad Politécnica de Valencia. p 1085

Se construyó, coincidente con la actual C/Carolina Álvarez, un ala de forma rectangular con unas dimensiones de 43,50 metros de largo con 7 metros de ancho y tres alturas que se conectaban con el antiguo edificio. (5)

2

Fuente: IV Congreso de Castellología, Madrid 7, 9 y 8 de marzo, 2012. Adaptación Urbanística de los Castillos Urbanos en la Comunidad Valenciana.  Jaime Llinares, Rafael Emilio Marín, Manuel Ramirez, Ana Valls. Universidad Politécnica de Valencia, p 1086

3

Fuente: IV Congreso de Castellología, Madrid 7, 9 y 8 de marzo, 2012. Adaptación Urbanística de los Castillos Urbanos en la Comunidad Valenciana.  Jaime Llinares, Rafael Emilio Marín, Manuel Ramirez, Ana Valls. Universidad Politécnica de Valencia, p 1086

Nota:

En el Archivo de Protocolos del Colegio de Corpus Christi de Valencia se guardan veintinueve mil registros de dos mil doscientos notarios: los actos mercantiles y base de la historia social de Valencia desde el año 1370 hasta 1890. Archivo excepcional y único en Europa del deberíamos de presumir y ensalzarlo como se merece.

Los protocolos eran propiedad de la viuda de Antonio Espada, y cuando el Dr. Don Mariano Tortosa supo que su dueña se estaba desprendiendo de parte de sus legajos, en el año 1803, los adquirió por 1100 libras. Gracias a su afortunada decisión, el más importante fondo notarial de Europa se conserva en el Colegio de Corpus Christi de Valencia. (**)

 

Bibliografía:

(*)Proposición de ley para que se declare no comprendidos en la ley de desamortización los bienes del Real Colegio de Corpus-Christi, fundado por el beato patriarca D. Juan de Ribera, apoyada por el Sr. D. Vicente Linares, y tomada en consideración por el Congreso de los señores diputados, en la sesión del día 19 mayo 1868””

Presentación del asunto,  texto de la proposición de ley, defensa del diputado valenciano e intervención parlamentaria del entonces Ministro de Hacienda, Manuel Orovio Echagüe. 21,2×15,4. 16p

Imp.  de el Valenciano, Valencia 1868

Archivo-Biblioteca del Colegio de Corpus Christi de Valencia. Signatura: 22.2, E-24.

(*) (Diario de las Sesiones de Cortes, Congreso de los Diputados, Legislatura de 1867 á 1868). Esta legislatura dio principio en 27 de Diciembre de 1867 y terminó en 6 de Diciembre de 1868.

Tomo II:

Comprende desde el núm 45 al 82, Páginas 545 á 1236, MADRID. (19 de Mayo de 1868).

pag 1197, 1198, 1199. pag 1236

Imp y lib de J.A. García, Corredera Baja de S Pablo 27, 1868.

(**)Real Colegio Seminario de Corpus Christi: http://www.seminariocorpuschristi.org/

(1)Una visita pastoral del pontificado de san Juan de Ribera. Mª Milagros Carcél Ortí, José Trenchs Odena , pp 82-85.

(2)iNEbase / Demografía y Población / Alteraciones en los municipios en los Censos de Población desde 1842

(3)INEbase / Historia / Fondo documental / Censos de Población /Indice de publicaciones / Censos SIGLO XIX

(4)El Archivo del Real Colegio de Corpus Christi de Valencia: El Fondo Alfara del Patriarca y Burjassot. Tesis Doctoral de Enrique Chiralt Baliach, Universidad de Valencia, Servei de Publicacions, 2002. pp 269 y 270.

(5)IV Congreso de Castellología, Madrid 7, 9 y 8 de marzo, 2012. Adaptación Urbanística de los Castillos Urbanos en la Comunidad Valenciana.  Jaime Llinares, Rafael Emilio Marín, Manuel Ramirez, Ana Valls. Universidad Politécnica de Valencia.  pp 1078, 1085-1086, 1098.

(6)La Obra Benéfico-Pedagógica de Doña Carolina Álvarez: El Colegio Mayor «San Juan de Ribera» de Burjasot. Mercedes Vico Monteoliva. Universidad de Valencia. pp 229-232.

(7)Gaceta de Madrid, Año CCVIII-NUM 354, Lunes, 20 de Diciembre de 1869. (Antiguo B.O.E) Supremo Tribunal de Justicia.- Sentencia declarando improcedente la demanda contencioso-administrativa interpuesta por los pueblos de Burjasot y Alfara del Patriarca sobre desamortización de los bienes pertenecientes á la fundación del Patriarca D. Juan de Rivera, denominada Colegio de Corpus Christi de Valencia.

Gaceta de Madrid núm. 354, de 20/12/1869, página 1.

Departamento: Tribunal Supremo

(Referencia BOE-A-1869-10327): https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1869/354/A00001-00001.pdf

(8)Diccionario biográfico de políticos valencianos: 1810-2003 /Javier Paniagua y José A. Piqueras (dirs.).Editorial: Valencia – “Institució Alfons el Magnànim” –  Fundación Instituto de Historia Social: Centro Francisco Tomás y Valiente, [2003]. pp 30, 175, 179, 224, 302, 363, 560.

(9) Histórico de los diputados:

Vicente Linares: http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDBuscHisDip?_piref73_1340033_73_1340032_1340032.next_page=/wc/servidorCGI&CMD=VERLST&BASE=DIPH&FMT=DIPHXLEP.fmt&DOCS=1-100&DOCORDER=FIFO&OPDEF=Y&SORT=%40ELEN&QUERY=%28VICENTE+LINARES%29.DIPU.

Luis Vallier Lapeire, Marqués de González:

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDBuscHisDip?_piref73_1340033_73_1340032_1340032.next_page=/wc/servidorCGI&CMD=VERLST&BASE=DIPH&FMT=DIPHXLEP.fmt&DOCS=1-100&DOCORDER=FIFO&OPDEF=Y&SORT=%40ELEN&QUERY=%28MARQU%C3%A9S+DE+GONZ%C3%A1LEZ%29.TITV.

José Mayans y Mayans, Conde de Trigona:

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Iniciativas?_piref73_2148295_73_1335437_1335437.next_page=/wc/servidorCGI&CMD=VERLST&BASE=DIPH&FMT=DIPHXDSP.fmt&DOCS=2-2&DOCORDER=FIFO&OPDEF=Y&QUERY=%28CONDE+DE+TRIGONA%29.TITV.

Eduardo de Diego y Galiano:

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDBuscHisDip?_piref73_1340033_73_1340032_1340032.next_page=/wc/enviarCgiBuscadorHistorico

Manuel Danvila y Collado:

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDBuscHisDip?_piref73_1340033_73_1340032_1340032.next_page=/wc/enviarCgiBuscadorHistorico

Cirilo Amoros Pastor:

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDBuscHisDip?_piref73_1340033_73_1340032_1340032.next_page=/wc/servidorCGI&CMD=VERLST&BASE=DIPH&FMT=DIPHXDSP.fmt&DOCS=1-1&DOCORDER=FIFO&OPDEF=Y&QUERY=%28CIRILO+AMOROS%29.DIPU.

Miguel Galiano Talens Tejedor y Ulloa, Marqués de Montortal:

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDBuscHisDip?_piref73_1340033_73_1340032_1340032.next_page=/wc/servidorCGI&CMD=VERLST&BASE=DIPH&FMT=DIPHXLSS.fmt&DOCS=1-100&DOCORDER=FIFO&OPDEF=Y&QUERY=%2841840.NDIP.%29

Cándido Manuel Nocedal  Rodríguez  de la  Flor: Diputado por Toledo, distrito de Toledo. Unas veces apoyaba al Partido Moderado, y otras a la Unión Liberal. http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/SDocum/ArchCon/SDHistoDipu/SDIndHistDip?_piref73_1340024_73_1340023_1340023.next_page=/wc/servidorCGI&CMD=VERLST&BASE=DIPH&FMT=DIPHXD1S.fmt&DOCS=17-17&DOCORDER=FIFO&OPDEF=Y&NUM1=&DES1=&QUERY=%2880290%29.NDIP

 

JavierMartínezS de Burjassot, Valencia, España, Europa, pertenece a la especie Homo Sapiens Sapiens y habita en un planeta al que llaman “Tierra”.

Associació Cultural Templers de Burjassot

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s